El sábado era un día lindo, soleado. Era la tarde ideal para sentarse a disfrutar de un espectáculo. Sin embargo fue todo al revés… San Lorenzo fue un equipo apático, lento, sin ganas, desalmado, tibio.

Fue un partido que quedará marcado en los capítulos negros de los últimos años, por ser bailado en el Nuevo Gasómetro por un equipo cuya base de jugadores son del ascenso.

Pizzi planteó mal el equipo, hizo mal los cambios, sigue sufriendo cada pelota en contra que tiene y le hacen muchos goles. A San Lorenzo le hicieron 13 goles en 9 partidos, siendo el tercer equipo mas goleado del torneo. De esa forma es imposible tener éxito.

En defensa tiene muchos errores básicos y desatenciones que agrandan a los rivales. Tanto es así que los rivales quedan muchas veces por partido cara a cara con Navarro.

En ataque tiene mucho apellido pero poco juego y gol. Llegaron jugadores de nivel top pero no marcan diferencias. Blandi, Bareiro o Gaich padecen jugar solos frente a los centrales. No les llega la pelota limpia.

En la memoria queda esa final del 16/10/2013 con Pizzi sentado en el banco de suplentes cuando en Catamarca San Lorenzo perdió 3-0 con Arsenal por la final de la Copa Argentina. Un partido similar al último. A partir de ahí, cambió el estilo de juego y termino siendo campeón.

ES EL MOMENTO DE CAMBIAR

Autor Daniel Camblor “El Europeo”