Futbol Profesional SL

Sigue con vida

Sigue con vida

San Lorenzo derrotó a Universidad Católica por 2 a 1 y mantiene sus esperanzas de clasificar a los octavos de final de la Copa Libertadores.


Y sí, no podía ser de otra forma. En la siempre complicada Caprichosa para Boedo (una vez más, gracias Patón), el Ciclón ganó con mucho sufrimiento, a 4 minutos del final y con un gol de cabeza de un juvenil que mide 1,56 metros. Todo sucedió en una noche fría conclima raro, donde desde el inicio se vieron banderas y se oyeron gritos en apoyo a Torrico y criticando a Aguirre.

El comienzo del partido fue una puesta en escena más de esta dura realidad que vive San Lorenzo. El equipo no podía hacer pie en el terreno de juego, sufría mucho los avances del rival y no encontraba los caminos para poder lastimar la defensa del equipo chileno. Nuevamente las ganas de Merlini se destacaron en un mediocampo que estuvo totalmente falto de fútbol, con un Belluschi y Ortigoza que evidenciaron nuevamente sus bajones futbolísticos, y un Botta que, una vez más, brilló por su ausencia. Mussis luchaba sólo en el medio y se veía desbordado por Kalisnki y Buonanotte que siempre avanzaban de frente, mientras que abrían el juego para un inquieto Noir.

Pero lentamente el Ciclón comenzó a adelantarse en el campo y comenzó a jugar más cerca de Toselli, con más empuje que claridad. Así fue como a los 36 minutos del primer tiempo, el local aprovechó un córner a favor, donde la pelota le quedó a Blandi que definó de media chilena para reventar la red del arco visitante. Fue el 1 a 0 y el desahogo para el delantero que no viene convirtiendo muy seguido, pero que quiere volver a ser ese jugador determinante del año pasado.

En el complemento, Universidad Católica comenzó a dominar todo, logró la posesión de la pelota y, con ella, complicaba seriamente la defensa frágil de San Lorenzo, que dejaba un espacio gigantesco entre Mussis y la línea de 4 del fondo; al tiempo que se hacía fuerte atrás.

Cuando a los 78 minutos del encuentro Cordero igualó el partido, fue algo tan esperado como doloroso. Pero inmediatamente llegó la expulsión de Kuscevic, lo que le quitó la timidez a Diego Aguirre para mandar a la cancha al “Perro” Barrios por Belluschi. Y fue el mismo juvenil el que a los 86 minutos le dio la victoria al Ciclón para que lo grite todo Boedo.

El partido llegó a su fin con un grito atronador de todos los costados de la cancha: “Vamos los pibes”. Lo que le deja en claro a Diego Aguirre que si su problema es con los referentes, tiene el apoyo de la gente para lograr la tan postergada renovación.

 

Cristian Orlando Del Carril

abril 26th, 2017

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *