Futbol Profesional SL

Si empezamos así…

Si empezamos así…

San Lorenzo perdió un partido increíble con Tigre por 4 a 3 con un desastroso arbitraje de Germán Delfino. Casualmente, a días de asumir Tapia, Angelici, Moyano y compañía en AFA.


Fin de semana completo. Primero fue el viernes, en Independiente – Vélez, donde Figal le cometió un terrible penal a Pavone que Lamolina no cobró. Luego fue el sábado, en Boca – Defensa y Justicia, donde el Xeneize ganó por la mínima diferencia con un gol que debió haberse anulado por un claro offside de Solís en el gol de Benedetto. No conforme con eso, Pompei no amonestó a ninguno de los cuatro jugadores de Boca que se treparon al alambrado en el festejo del gol, lo que hubiera significado la expulsión de Darío Benedetto.

¿La historia termina ahí? ¡Pero por supuesto que no! La flamante runfla del fútbol argentino aún se guardaba una carta más, y la iba a jugar en el partido de Tigre y San Lorenzo.

Pero vayamos desde el principio porque, claro está, más allá de los “errores” de Delfino, el Ciclón lejos estuvo de merecer ganar el partido dentro del campo de juego.

En un primer tiempo donde ambos equipos hicieron agua por todos lados, a tono con la incesante lluvia que caía en Victoria, tanto en defensa como en ataque. Pero el equipo de Facundo Sava mostraba pequeños momentos de buen juego, en contraposición con el equipo visitante, en el que reinaba la imprecisión y la inseguridad. Sin embargo, el complemento llegó con un esperado 0 a 0, no sin antes suspenderse unos minutos por el apagón de luz en el Monumental de Victoria.

El segundo tiempo fue totalmente diferente: los locales salieron desesperadamente en busca de los tres puntos. Y a pura presión y arrebato llegaron al primer gol, con un gran remate de Cardozo a los 53′ para el 1 a 0. Un gol que profundizó la crisis azulgrana que no podía contener el ataque cada vez más peligroso del local. Pero como el fútbol es un deporte tan impredecible, San Lorenzo llegó al empate con un golazo de Blandi a los 59′ y dos minutos después lo dio vuelta, casi sin darse cuenta, con otro golón de Merlini.

Todo parecía indicar que la repentina ventaja iba a calmar los nervios de los visitantes, pero no fue así, ya que a los 74′ Tigre igualó de la mano de Alexis Castro y de la defensa del Ciclón que marcó en línea y sin tirar el achique. A esta altura ya era un gran partido. Y más cuando a ocho minutos del final, Merlini convirtió de cabeza su segundo gol personal y el tercero del equipo.

Eran tres puntos de oro y aguantar como se podía. Aunque la línea de fondo de San Lorenzo está pasando su peor momento y el “aguantar como se podía” realmente era un suicidio, y más aún, con los dos fallos espantosos de Germán Delfino que en su haber tiene varias labores sospechosas contra el equipo de Boedo. Primero marcó penal por una mano casual de Paulo Díaz en medio de una carambola dentro del área, para que Luna igualara el encuentro a falta de dos minutos, y después convalidando el gol de Mierez para Tigre que se encontraba claramente en posición adelantada, con la complicidad de su asistente.

De esta forma, el equipo de Victoria cortó una racha de cuatro partidos sin perder, mientras que los dirigidos por Aguirre quedaron a seis puntos del líder Boca Juniors. Y sí, fin de semana completo de alegría para la nueva AFA.

Cristian Orlando Del Carril

abril 3rd, 2017

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *