Primeras percepciones de un año que se avisora, cuanto menos, complicado.

Los momentos de la actual coyuntura ameritan que se piense bien en lo que se dice…y en lo que se insinúa.

Repasemos aquí algunas cuestiones…

 

-Tema Cerutti

Pasa que ellos, los árabes claro, saben mucho de negocios y nosotros creemos saber de fútbol…?

¿Es cuestión de negocios o de fútbol? ¿De urgencias o calidades? Esa disyuntiva habrá que resolverla, para no reiterar errores.

 

-Incorporación de Valentín Viola

Analizando un poco, no escapa a la lógica que se viene aplicando desde el oficialismo. A saber: traer jugadores con cierta característica o trayectoria que, si estuviesen en su mejor nivel serían imposibles para las arcas de nuestro amado Club. Pero como no están pasando un “buen momento” llegan por un monto no significativo del pase (habría que ver de todas formas el monto del contrato, que luego determina el importe del pase, o en su defecto la deuda que se amontona para ser compensada al momento de partir) cuando lo vendas… a lo que lo vendas “es negocio”. Tales fueron los casos de Belluschi, Botta, Blanco, Piatti.

Quedará para otro momento el debate sobre algo que solemos destacar desde nuestros espacios: si es más importante el negocio que la gloria deportiva, o si la primera incide directamente en la segunda. O en dónde se encuentran y construyen los equilibrios.

 

-Oficialismo y oposición

Es un momento delicado, dentro del oficialismo, por las cuestiones de lo que se viene. Sabremos en poco tiempo más si las fisuras/fracturas dentro de la actual Gestión llegan a tal punto de competir en una elección, o si será posible un tiempo de pacificación para que ambos “líderes” solucionen sus cuestiones, que exceden el marco sanlorencista.

Convengamos que, aunque se esmeren (y así debe ser) en desmentirlo…no parecen muy empatizados uno con el “dolor” del otro. Mientras uno sufre una humillación futbolística producto de sus propias decisiones, el otro twittea sobre temas que nada tienen que ver con los frentes tormentosos que se le avecinan a su “hermano de vida” como lo ha llamado en más de una oportunidad.

En ese marco también, habrá que ver como se reconfigura la oposición, víctima en estas horas – por errores propios y extraños – de un ostracismo en cuanto a juego político y decisiones que no le hacen bien al Club.

 

-Volver a Boedo

La estrategia de “Triatlón de resistencia” que parece haberse propuesto el oficialismo para quedar como único actor (o actor preponderante) en la gesta por Volver a Boedo, fue erosionando el poder de convocatoria y repercusión con el que contaba la por entonces SCH. De hecho hoy, la conformación de ésta muestra las diferencias (no de Concepto pero si pareciera de estrategias y caminos para cumplir los objetivos.) y con el “alejamiento” de algunos de sus referentes parece tener un destino más bien incierto, aunque sabemos que trabajan en la reconstrucción para avanzar hacia una etapa de reconfiguración.

El desafío pasará por entender los nuevos tiempos y objetivos que la Vuelta amerita.

 

-Biaggio, víctima o victimario

Aceptando condiciones que ningún otro DT hubiera aceptado, termina acorralado por las mismas condiciones que lo llevaron a ser ratificado en el cargo.

De esa manera ganó posiciones, por supuesto también partidos y puntos… Pero tal vez no haya evaluado que a la larga, el costo de aceptar todo tipo de limitantes iba a ser el descrédito, la perdida de admiración, cariño, confiabilidad y, en algunos casos, el respeto de los Cuervos que tanto le había costado conseguir.

Se lo ve contrariado al Pampa, aunque aceptó hacer silencio cuando dirigentes y voceros dijeron que las posiciones de algunos de los ex jugadores Campeones de América estaban cubiertas y que no eran “necesarios”. Pero retumbaba en los pasillos del Gasómetro que con esa decisión tomada, el Presidente se daba el gusto de tomarse “revancha” y desairar a quienes marcaron a fuego su nombre en nuestra Primera Libertadores, por viejas diferencias del pasado reciente.

Entiende que quedó expuesto con las últimas actuaciones del equipo, aunque no lo reconozca.

El que calla, otorga. El Pampa lo sabe.  Y tratará de perdonarse.

 

-La cuestión: Manager

A la dicotomía de Ruso o Colombiano, se le suma la de ser o no ser.

Antes aparecía Bernardo como receptor de todas las miradas y críticas. Hoy Lammens sabe que ante cada decisión queda expuesto. La duda pasa por saber, y definir, si quedar expuesto en los tiempos tormentosos es un precio que está dispuesto a pagar para que, cuando todo eso pase, pueda mostrarse como el gestor de un nuevo tiempo de gloria.

Parece el Presidente de San Lorenzo dispuesto a asumir los costos, para bien o para mal. Es consciente también, que en este año, como no hay elecciones, si pasa la tempestad de ausencia de Copas y grandes desafíos sin grandes turbulencias, habrá vuelto a posicionarse para un 2019 con muchas ambiciones. No ya de otra postulación en la presidencia del Club, pero sí para construir un espacio en la política de la Ciudad. Aunque en el fondo tiene claro, que para ganarse el respeto y tener posiciones de negociación importante, debe no descuidar lo que suceda en San Lorenzo.  Y ya prepara sus alfiles para competir por la sucesión.

 

-Pedidos de renuncia y otras cuestiones

No es momento de que se vaya nadie. Es momento de que se hagan cargo.

Se necesita una mesa de conversación que abra el juego al debate. Bajar la soberbia. Entender que alguien puede equivocarse. Entender que el otro también quiere ser.

Si Ser y Parecer vuelve a ser consigna, nuestro AMADO SAN LORENZO DE ALMAGRO vuelve a SER lo más importante y lo que está por encima de todos. Es hora de hacer entender a quienes no lo ven, que también es importante que lo PAREZCA.

 

NOTA EDITORIAL.