Hinchada

ESTA CARTA ES PARA VOS CUERVO, ESTE ES EL MOMENTO

ESTA CARTA ES PARA VOS CUERVO, ESTE ES EL MOMENTO

“Yo te conozco. Vos sos ese insoportable que pone su estado de ánimo a merced de San Lorenzo. Te conozco muy bien a vos. Sos el que le dicen “enfermito”. El que no sabe medir, el que no tiene sentido común y es capaz de hacer cualquier barbaridad por un “equipo de fútbol”. Sos el que va a seguir escribiendo “SL” en cada hoja de carpeta. El que pase lo que pase va a usar una llave para surcar en cualquier pared “Ciclón” tan fuerte como lo sentís tallado en el corazón. Sos el loquito. El que ya decidió que el lunes va a salir con su camiseta sin que dependa de nada. ¿De qué va a depender? ¿De un resultado? No me hagas reír. Si te conozco tan bien a vos. Yo sé que te vas a poner el gorro, la campera, el pantalón, lo que sea, con el orgullo intacto. Porque tu estado de ánimo podrá variar, pero tu amor es una constante innegociable. Yo te conozco tan bien pibe, que sé que te pusiste a cantar como un loco cuando las sombras nos sepultaban en el gallinero. Y que fuiste a festejar tu primer título internacional cuando pocos se la jugaban con la barata excusa del destino. Vos sos, hermano, el que se mandó como campeón a un Rosario complicado. El que soportó ser un hincha errante. Yo te conozco, viejo. Vos sos el que se enojó y lloró tanto entre desarraigo y descenso pero cuando tuvo a sus pibes no dudó ni un segundo en comprarles el babero azulgrana. Porque hay cosas que no pueden ser discutidas. Sí, señor. Yo lo conozco a usted, señor cuervo. Yo sé que usted hizo al San Lorenzo más grande del mundo. Usted es el que talló su historia con el pico y la mística. El que lo llenó de soberbios apodos. El que levantó los ladrillos de su dignidad, y así construyó los principios de una ideología.

 

Yo te conozco bien, cuervo. Y sé que sos de los que, salgan las cosas bien o mal, va a mirar su carnet de socio y lo va a besar. Va a ver su cancha envuelta en lágrimas y la va a querer más que nunca, sin romper un centímetro de su dignidad. Te conozco tanto, mirá. Tanto, cuervo. que sé que vas a preparar una fiesta inigualable. Que vas a recibir a tu equipo como si fuera el campeón de la copa intergaláctica. Porque sos el “loquito”. Porque sos el “enfermito”. Porque sos de los que sea cual sea el resultado va a mirar al cielo y agradecer las lágrimas a su viejo, a su vieja, tío, abuelo, primo, hermano, a quien sea que te haya regalado el éxtasis de ser cuervo, porque no se vive si no es entre emociones. Y vos vas a sentir esa revolución permanente, ese nirvana indescriptible, ese grito carraspeado que surge desde el centro de tu espina dorsal, esa convicción de pertenecer al universo más hermoso, golpeado, lastimado, ultrajado, pero siempre más hermoso, que es la constelación Azulgrana. Yo te conozco tanto, hermano cuervo. Que sé muy bien lo que vas a hacer. Porque vos y yo sabemos. Porque en la sangre tenemos escrito que aunque nos acribillen las desgracias, externas e internas, nadie va a poder matar lo que no puede morir, esa forma de vivir la vida llamada “Club Atlético San Lorenzo de Almagro”.

 

Mariano Serantes

septiembre 25th, 2017

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *